Fuerzas aerotransportadas rusas llegan a Bielorrusia para maniobras conjuntas

Fuerzas aerotransportadas rusas llegan a Bielorrusia para maniobras conjuntas

MOSCÚ, Rusia (EFE).- Las fuerzas aerotransportadas rusas llegaron hoy a Bielorrusia para participar en las maniobras antiterroristas "Fraternidad eslava", informó el Ministerio de Defensa bielorruso.

El destacamento de la división aerotransportada número 76 con base en la región rusa de Pskov (noroeste) llegó al polígono bielorruso Brestski, que se encuentra cerca de la frontera con Polonia, señala el comunicado castrense.

"Los soldados de los dos países realizarán acciones conjuntas para el cumplimiento de misiones en materia de lucha contra el terrorismo", subrayó.

Las maniobras transcurrirán en dos fases hasta el 25 de septiembre. La primera tendrá lugar en el polígono y la segunda en el río Mijavets, cerca de la histórica ciudad de Brest.

En los ejercicios participarán unos 1,500 soldados y más de 150 equipos militares, desde aviones y vehículos a dispositivos especiales.

"Al término de los ejercicios los soldados rusos regresarán a su patria", precisó.

Por su parte, el Ministerio de Defensa ruso insistió hoy en que las maniobras ruso-bielorrusas "no van dirigidas contra otros países".

Para evitar "especulaciones", el presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró ayer al reunirse con su colega bielorruso, Alexandr Lukashenko, que las maniobras fueron acordadas en 2019 y no son una respuesta a los sucesos en Minsk.

"Después de completar el programa de maniobras conjuntas, las unidades rusas regresarán a su habitual lugar de emplazamiento", aseguró. 

Mientras, Lukashenko aseguró que Moscú y Minsk no tiene por qué pedir permiso a Occidente a la hora de realizar maniobras militares conjuntas e instó a Putin a prepararse para "contrarrestar" una posible agresión exterior, en clara referencia a la OTAN.

Las maniobras se celebran desde 2015 y el pasado año transcurrieron en territorio de Serbia, que renunció la pasada semana a la edición de este año debido a "una fuerte e inmerecida presión de la Unión Europea", según reconoció el ministro de Defensa, Aleksandar Vulin. 

Al tiempo que subrayó que Moscú cumplirá con sus obligaciones en el marco de la Unión Estatal y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, el brazo armado del espacio postsoviético, Putin y Lukashenko acordaron retirar la fuerza policial rusa de la frontera bielorrusa.

A finales de agosto Putin anunció la creación de una fuerza policial a petición de Lukashenko, planes de intervención que fueron condenados por Occidente-