Absurdo

A veces ya no se sabe si estamos frente a noticias, fake news, spoilers, sarcasmo o predicciones.

Escribo esta columna antes de la pelea de box del Canelo Álvarez y saldrá publicada antes de que el Atlético San Luis tras un empate en el juego de ida enfrente a los Dorados, y más que a los Dorados, a Diego Armando Maradona, en busca del ascenso. Juego de Tronos y Vengadores: fin del juego siguieron siendo noticia. En la semana, la entrevista de blogueros proAmlo a Alfredo Jalife (a raíz de una carta abierta en la que intelectuales, periodistas y opinólogos varios pedían a López Obrador no darle a Jalife un puesto en el gobierno) rompió records y colocó varios hashtags o etiquetas en la red, la esposa del presidente anunció su retiro de Twitter y PIT II anunció el regreso de la FILIJ al Centro Nacional de las Artes.

Ah, y se publicó el Plan Nacional de Desarrollo. Hay que echarle un vistazo. A mí me interesa lo que haya sobre cultura y sobre ciencia, que dicen es poco y muy a la carrera. Veremos.

En San Luis Potosí hubo el viernes dos asaltos a mano armada en restaurantes de Las Lomas, se aprobó para ser presentada (el jueves) al pleno del Congreso una iniciativa sobre "matrimonio igualitario", ayer sábado se realizó la Marcha por la Ciencia y este fin de semana se llevó a cabo en la Basílica de Guadalupe la ceremonia de beatificación de la potosina Concepción Cabrera, que se acerca así a ser considerada Santa por la Iglesia Católica.

En principio varias de estas noticias tienen que ver con filias y fobias. La defensa de creencias e intereses cada vez se pone más en duda y por ello se recurre al ataque contra las creencias e intereses de los otros. Hay eventos que nos enajenan. Parecería que fuera de nosotros todo está mal. Lo más fácil es insultar y descalificar. 

En las redes parece que todo oscila entre la búsqueda de la felicidad y el deseo de regañar a los otros. El mundo es absurdo y por eso nos urgen salvavidas, al menos alguna tabla que nos evite irnos a pique, darle sentido a las coincidencias y los obstáculos, a los errores de apreciación y a los colores. Como escribió Albert Camus: 

«Lo absurdo me aclara este punto: no hay mañana. Esta es en adelante la razón de mi libertad profunda [...] Abismarse en esta certidumbre sin fondo, sentirse en adelante lo bastante extraño a la propia vida para aumentarla y recorrerla sin la miopía del amante es el principio de una liberación.».

Irle a un equipo de futbol, al boxeador mexicano, o un político que le encanta comentar o a un comentador metido a político llega a cansar, sobre todo a quien lo ve de lejos. Somos muy buenos crear ídolos (y memes). Cada quien es muy libre de adorar a su santo, pero no irle a tirar sus estampitas al que le reza el de al lado o prefiere no rezar.

Todo se reduce al absurdo, pero no en forma matemática.

No estar de acuerdo supone (casi) la ´expulsación´ de la tribu.

A varios de estos ídolos los he visto en acción y no les creo. Quizá coincidimos en ciertas ideas, en situaciones particulares, incluso geográficas. A otros tantos los respeto aunque dude. Unos cuantos merecen ser defendidos mientras no se demuestre lo contrario. 

¿Pero defender instituciones, colores o personas porque sí? ¿Atacar con lo que sea? Están casos como el de un hijo de locutor que publicó una supuesta foto del hijo de AMLO, los "chistosos" que publican amenazas de muerte o el potosino que insultó a Maradona la vez pasada que asistió al estadio Alfonso Lastras. Si un mismo medio o periodista publica noticias a favor de nuestro ídolo (individual o colectivo) es defensor de la libertad de expresión, si no, ya se vendió.

Parece que todo es cuestión de fe, esa creencia esperanzada de carácter religioso. Parece también un asunto pasional, de gusto, aunque los gustos mismos sean una construcción social. Muchas críticas son infundadas, absurdas como el mundo. «Así saco de lo absurdo tres consecuencias, que son mi rebelión, mi libertad y mi pasión», Camus dixit. Nos cuesta buscar de veras bienestar, propio y común. La intolerancia a la crítica nos dificulta el entendimiento del mundo. 

No sé. ¿Ustedes que opinan? 

¿Incondicional? Solo la de Luis Miguel. 

Añade el mismo Camus:

«Cada generación, sin duda, se cree destinada a rehacer el mundo. La mía sabe, sin embargo, que no lo rehará. Pero su tarea acaso sea más grande. Consiste en impedir que el mundo se detenga».

Extraño las discusiones y debates con los amigos, en alguna casa o en la cantina, donde nos emocionábamos pero todo acababa con un "¡oh!, estamos chupando tranquilos", y se chocaban los vasos. Máximo —sucedió un par de veces— eran algunos golpes y tan amigos como siempre.

Los dejo con estos versos de Antonio Machado:

16. El hombre es por natura la bestia paradójica, 

un animal absurdo que necesita lógica. 

Creó de nada un mundo y, su obra terminada, 

«Ya estoy en el secreto —se dijo—, todo es nada.» 

Hasta la próxima. 

Web: http://alexandroroque.blogspot.mx

Twitter: @corazontodito