Empleo y Riqueza 2020

"En la vida hay tiempo para todo, 

menos para rendirse." 

La buena economía de un país, se ve reflejada en la generación de empleos y de bienes y servicios, es decir, de bienestar social. En México, la economía se ha visto coartada por dos hechos principales: la baja en la inversión privada, debido a la incertidumbre de las condiciones y reglas gubernamentales, la segunda, es la consecuencia de la guarda casera familiar en prevención al contagio del Covid-19, ya que con ello se cerraron temporalmente millones de negocios en todas las ramas económicas. La suma de estas dos características ha motivado en nuestra nación un desempleo no imaginado y una caída en la generación de riqueza y en consecuencia, del bienestar familiar y social, generando además un efecto de incertidumbre y temor al futuro.

    Durante los meses del 2020, se registró un desempleo en la formalidad de 900 mil personas y en la informalidad de 11.5 millones. En los primeros 18 meses de gobierno de Vicente Fox, se perdieron 439 mil empleos formales. Con Felipe Calderón se generaron 436 mil, con Enrique Peña Nieto 590 mil, estos en el mismo referente de tiempo de cada administración. El empleo formal es aquel que tiene un trabajador con una relación laboral reconocida y cuenta con derechos como seguridad social, beneficios de liquidación, de acceso a una vivienda, etc. y se requiere generar 100 mil plazas de trabajo cada mes, es decir 1.2 millones anuales, que son los que se incorporan al mercado laboral en México. 

    Dentro de la riqueza que genera un país, esta se mide y compara en el tiempo con la denominación de Producto Interno Bruto (PIB) y se lleva a cabo en forma mensual, trimestral y anual. El crecimiento está directamente relacionado con el empleo y desempleo. Se estima que la economía mexicana tendrá una caída del 10% al finalizar este año 2020, y posiblemente en la economía formal se hayan perdido dos millones de plazas. El pronóstico es que de los 4.7 millones de negocios, (unidades económicas) que existían en el país, se pierdan definitivamente un 10%, principalmente las micro -pequeñas y medianas empresas (de todos los sectores; comercio, industria, servicios, agropecuarios, etc.).

    Cambiará la vida cotidiana en el mundo, y con ello, debemos adecuarnos a las nuevas condiciones para así sobrevivir y evitar una quiebra económica y social. Cuidar el sostenimiento del empleo (formal e informal), ya que, con ello, se evita el desánimo social. Esta crisis reunió a todos los factores negativos. Sin embargo, todavía podemos evitar que sea peor. En abril disminuyeron las remesas en 2.6% y la inversión privada en un 11%. Todavía, todavía se puede.

P.D. "La educación es la clave del futuro. La clave del destino del hombre y de su posibilidad de actuar en un mundo mejor."

Consuma lo hecho en México y estará dando trabajo a los mexicanos. 

¡México es primero! Junio del 2020