No se ha tocado fondo en pérdida de plazas laborales: BBVA Research

No se ha tocado fondo en pérdida de plazas laborales: BBVA Research
La pérdida de plazas laborales que ha registrado el país ante el impacto de la pandemia de Covid-19 no significa que se haya tocando fondo en el desempleo, con lo que en los siguientes meses se esperan más afectaciones, dijo BBVA Research.
Según la firma, el saldo de la pérdida empleo formal de enero a lo que va del año es 838 mil, que borran prácticamente la creación de empleos de 2.5 años, ubicándonos 29 meses atrás en niveles que se tuvieron a inicios de 2018.
"De manera progresiva las empresas se verán cada vez más afectadas por el cierre de la economía y por la dinámica de reactivación de la demanda de producción que consideramos será lenta. Por lo anterior se prevé que en los siguientes meses continuarán presentándose variaciones mensuales negativas del nivel de empleo y un ajuste importante durante el mes de diciembre", explicó.
BBVA detalló que la destrucción absoluta del empleo registrada mes a mes supera las crisis 1994 y 2008-09, cuando los máximos de empleos perdidos en variación mensual no superaron los 193 mil empleos, respectivamente.
"Cabe señalar que hasta el momento la pérdida de empleos de la crisis de 1994 sigue siendo mayor en relación al tamaño del mercado de trabajo; sin embargo, dado el grado de afectación de la paralización de la economía, la incertidumbre sobre la reapertura económica -que podría darse de manera generalizada hasta finales del tercer trimestre del año-, así como un escenario de reactivación lenta de la demanda -a pesar de la apertura- y aunado a la falta de estímulos suficientes o bien focalizados para reactivar la economía nos hacen prever que la afectación del mercado de trabajo en el mediano y largo plazo puede ser mucho mayor, cuya recuperación podría extenderse hasta inicios de 2024 o más en la medida que se profundice la caída", añadió.
El documento de BBVA añadió que la pérdida de empleos formales ha sido de trabajadores con menores ingresos, con lo que los programas de apoyo al empleo no han logrado evitar la afectación a los trabajadores más vulnerables.
"Actualmente la mayor pérdida de empleo también ha sido sobre los trabajadores con menor ingreso, pero es previsible que en una segunda etapa la destrucción de empleos alcance a los trabajadores con mayores niveles de remuneración. Una vez superado el cierre de la economía se prevé que el empleo de hasta dos salarios mínimos pueda recuperarse al disiparse gradualmente las disrupciones de oferta en la economía; sin embargo, en la medida que se profundicen los efectos de la mayor debilidad de la demanda, también es previsible que se destruyan empleos mejor remunerados y se incremente la pobreza laboral", dijo.
Así, resaltó que los riesgos sobre el mercado de trabajo siguen latentes y no han tocado fondo, ya que de acuerdo con la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) alrededor de 600 mil empleadores se quedaron en suspensión temporal y sin recibir ingresos, los cuales tienen alta incertidumbre de poder reactivar sus actividades.
"Dado este volumen de empresas paradas por inactividad es muy probable que el cierre de empresas se incremente y sus empleados engrosen el empleo informal, desempleo y los niveles de pobreza laboral", dijo.
BBVA añadió que La ETOE señala que 300 mil empresas formales se encuentran en suspensión temporal sin recibir ingresos, un número equivalente al 30% del total de empleadores del sector formal del IMSS, ante lo cual es necesario garantizar que logren retornar y evitar su cierre, recalcando que la mejor política social es el fomento al empleo formal.