La CPI asigna denuncia de Bolivia contra Morales a una sala de cuestiones preliminares

La CPI asigna denuncia de Bolivia contra Morales a una sala de cuestiones preliminares

LA HAYA, Países Bajos (EFE).- El juez presidente de la Corte Penal Internacional (CPI), Chile Eboe-Osuji, asignó este martes a una sala de cuestiones preliminares la remisión hecha por Bolivia, que ha pedido investigar al expresidente Evo Morales por los bloqueos de carreteras sucedidos el pasado agosto. 

La decisión de Eboe-Osuji es un formalismo que, según las normas del tribunal, debe hacerse cuando un país presenta una denuncia por hechos sucedidos en su propio territorio, tal y como hizo La Paz el pasado 4 de septiembre. 

La sala de cuestiones preliminares está compuesta por tres jueces y tratará cualquier novedad administrativa sobre el asunto. 

Su puesta en marcha no conlleva la apertura de una investigación, pues este paso depende exclusivamente de la Oficina de la Fiscalía de la CPI. 

La semana pasada, la fiscal general, Fatou Bensouda, dijo que debe analizar asuntos como "la competencia, la admisibilidad y el interés de la Justicia" para establecer si autoriza las pesquisas. 

Los documentos entregados por las autoridades bolivianas al tribunal internacional responsabilizan al expresidente Evo Morales de las muertes de al menos cuarenta enfermos por falta de suministro de oxígeno medicinal, debido a bloqueos en carreteras durante unas protestas en agosto pasado en Bolivia. 

El exmandatario reaccionó a través de su cuenta verificada de Twitter diciendo que las demandas "no llegarán a nada porque son falsas" y las definió como "cortinas de humo en la actual carrera electoral", en referencia a las elecciones generales del próximo 18 de octubre. 

El requerimiento de La Paz a la CPI tiene la forma de remisión, la cual solo puede ser presentada por los Estados partes del tribunal o por el Consejo de Seguridad de la ONU. Tiene como característica que podría agilizar un eventual proceso judicial en La Haya, pues permite a la Fiscalía abrir directamente una investigación sin pedir autorización a los jueces.